Los casos reales de GestoRibes.

CASO 1. ACCIDENTE LABORAL: EL MOZO DE ALMACÉN QUE CREYÓ EN SUS DERECHOS.

Cliente, de profesión mozo de almacén, que acude a nuestro despacho profesional después de haber sufrido un accidente laboral, -de forma fortuita-,  que lo mantuvo en situación de baja médica durante algo más de 18 meses. A la vista de que la indemnización que le van a proponer va a ser insuficiente, acude a nuestro gabinete para recibir información y ponerse en nuestras manos.

En efecto, se recibe una propuesta de indemnización por lesiones permanentes no incapacitantes, consistente en 1.280 €. El cliente considera que esa indemnización es insuficiente y nos encarga recurrir la resolución para que le declaren en situación de INCAPACIDAD PERMANENTE en grado de PARCIAL.

Tras los trámites legales oportunos se celebra el acto de Juicio y se dicta Sentencia por la que se le reconoce el grado de solicitado, y se condena a la Mutua de Accidentes de Trabajo a indemnizar al trabajador por la cantidad de 28.730’64 €, en lugar de los 1.280 € que le reconocieron por vía administrativa.

El trabajador sigue prestando sus servicios profesionales en la misma empresa que sufrió el accidente.

Recientemente el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya ha confirmado la sentencia.

CONCLUSIÓN: Si el trabajador no hubiera ejercitado sus derechos, tan sólo hubiera recibido la cantidad de 1.280 € en lugar de los 28.730’64 €.

Leer sentencia

CASO 2. ENFERMEDAD CRÓNICA: LOGRÓ UNA PENSIÓN POR INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL AL I.N.S.

Clienta, de profesión auxiliar de seguridad, no le es renovado el contrato de trabajo estando de baja médica, por lo que es perceptora de las prestaciones por desempleo. Solicitada pensión de Invalidez recibe un escrito del Instituto Nacional de la Seguridad Social por el que se resuelve no declarar a la trabajadora en grado alguno de INCAPACIDAD PERMANENTE.

No estando conforme con la referida resolución, acude a nuestro despacho profesional para impugnarla, y realizar los trámites oportunos para que sea declarada en situación de INVALIDEZ PERMANENTE.

Tras los trámites de rigor, se celebra el Juicio y se le desestima la demanda.

La sentencia es recurrida ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya y es revocada, con que la trabajadora finalmente consigue una pensión por INCAPACIDAD PERMANENTE en grado de TOTAL para su profesión de auxiliar de seguridad. Esta pensión le da derecho a compaginar el pago que recibe mensualmente con otro tipo de trabajo que sí pueda realizar.

CONCLUSIÓN: Si la trabajadora no hubiera luchado por que se reconozca su derecho a ser declarada en situación de INVALIDEZ PERMANENTE, en la actualidad no estaría cobrando una pensión mensual y vitalicia.

Leer sentencia

CASO 3. INCAPACIDAD PERMANENTE ABSOLUTA : EL CASO DEL TAXISTA INVIDENTE.

Un trabajador autónomo, de profesión taxista, inicia una baja médica por pérdida de su agudeza visual. Tras ser valorado por el ICAM (conocido popularmente como Tribunal médico), es declarado en situación de Incapacidad Permanente TOTAL. Como el trabajador es mayor de 55 años, le corresponde una pensión del 75% de su Base Reguladora.

El interesado NO está conforme con esa resolución, ya que considera que le corresponde percibir la Incapacidad Permanente ABSOLUTA, remunerada con el 100% de la ya referida Base Reguladora. Acude a GESTORIBES, donde después de examinar su cuadro médico, estimamos que es defendible, e interponemos una Demanda contra la Resolución dictada por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Después de celebrarse el acto de Juicio, el Órgano Judicial dicta una Sentencia por la que declara al trabajador en situación de Incapacidad Permanente Absoluta.

Leer sentencia

CASO 4. NEGLIGENCIA MÉDICA : EL CASO DE LA HEPARINA.

La mala asistencia sanitaria unida a una enfermedad sistémica, es la causa por la que una trabajadora autónoma haya sido declarada en situación de GRAN INVALIDEZ.

La emprendedora mujer tenía un pequeño negocio textil que le permitía, entre otras cosas, ser beneficiaria de un seguro médico. Un día, tras encontrarse mal, acudió a urgencias de cierto hospital “de cuyo nombre no quiero acordarme…”. Tras varios ingresos, fue diagnosticada de una enfermedad autoinmune.

Desafortunadamente, casi todo el mundo ha visitado a algún familiar o amigo ingresado en un hospital, y nos hemos enterado que le suministran una dosis diaria de heparina, sin saber lo que realmente es ese medicamento.

En el caso enjuiciado, a la trabajadora no le pusieron ese tratamiento, que no es otra cosa que un profiláxico para la formación de coágulos de sangre -desconocemos si fue por descuido o por cuestiones económicas (no lo creemos)-. La ausencia de heparina le provocó una doble trombosis pulmonar y una trombosis venosa profunda en una pierna.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social le reconoció una Incapacidad Permanente Absoluta, pero desde GESTORIBES recurrimos esa resolución y llevamos el asunto a Juicio. El Juzgado declaró a la trabajadora en situación de GRAN INVALIDEZ.

Como se produjo una negligencia médica, este despacho interpuso las correspondientes acciones judiciales, obteniendo además una indemnización por RESPONSABILIDAD CIVIL a cargo de la compañía aseguradora del hospital

Leer sentencia.

CASO 5. INCAPACIDAD PERMANENTE : EL CASO DE LA JOVEN DISCAPACITADA QUE  TRABAJABA EN UN CENTRO ESPECIAL DE EMPLEO Y FUE DESPEDIDA DE FORMA “ESPECIAL”.

Una joven con discapacidad intelectual que trabaja en un Centro Especial de Empleo es despedida de la empresa. Su familia acude a GESTORIBES y expone el caso. Tras estudiar el caso, solicitamos al INSS que sea declarada en situación de Incapacidad Permanente pero recibimos, como era de esperar, una resolución que desestima la Invalidez.

Presentamos la correspondiente Demanda, que se resuelve con una Sentencia que declara a la trabajadora en situación de Incapacidad Permanente Absoluta.

La familia ve cumplido el deseo de que la joven sea pensionada por la Seguridad Social, y de alguna manera tener “resuelto” el porvenir económico.

Leer sentencia.